Los hospitales son espacios que necesitan una limpieza exhaustiva, para evitar problemas de salud o agravar los ya existentes en las personas que los frecuentan. La limpieza de hospitales en Madrid debe ser exigente para proteger al personal del centro y a los pacientes y que evites así la propagación de enfermedades.

Las empresas dedicadas a la limpieza de hospitales deben saber cómo tratar los diferentes microorganismos presentes en las instalaciones y cumplir, escrupulosamente, los protocolos de limpieza aprobados en cada centro.
Protocolo para la limpieza de los hospitales

Los protocolos son procedimientos normalizados que establecen las pautas a seguir en la limpieza del hospital. Te clasifica las diferentes zonas del establecimiento según el riesgo de propagación de microorganismos, dependiendo de las tareas que se lleven a cabo en cada una.

Que tengas un protocolo de limpieza es imprescindible para marcar el sistema de trabajo que debes seguir para garantizar, en todo momento, la seguridad clínica. En España no existe un protocolo unificado por el Ministerio de Sanidad, por lo que cada clínica u hospital tiene flexibilidad para redactar el suyo.
Organización de la limpieza de hospitales

La organización de la limpieza debes hacerla en función de las distintas áreas del hospital y de la categoría de cada una de ellas. Según las actividades que se desarrollen en las diferentes estancias, la exposición a microorganismos y el riesgo de infección, las áreas se diferencian en tres niveles.
Zonas de alto riesgo

Están considerados en esta categoría los quirófanos de cirugía convencional y ambulatoria y los paritorios, así como los laboratorios de microbiología, las unidades de esterilización, las salas de diálisis y otras terapias intensivas. En estas zonas, el riesgo de transmisión de enfermedades e infecciones es muy alto.
Zonas de riesgo medio

Comprende todas las consultas y salas de espera, centros de fisioterapia o unidades de salud mental, farmacia del hospital o cocinas. El riesgo de transmisión y contagio es bajo, por lo que el riesgo disminuye.
Zonas de riesgo bajo

Despachos administrativos, almacenes, despacho del trabajador social. No existe riesgo hospitalario, ya que no son zonas transitadas por pacientes.

La periodicidad, los productos utilizados y las técnicas de limpieza varían de unas zonas a otras y son determinadas por el protocolo acordado para el centro.
Pautas generales que debes seguir en la limpieza de hospitales

– Comenzar limpiando las zonas más limpias para acabar con las más sucias. Así evitarás la contaminación hacia las zonas limpias.

– Limpiar siempre en húmedo, utilizando productos específicos para las mopas y bayetas. Así evitas que los agentes patógenos queden en suspensión.

– Utilizar doble cubo para el fregado de los suelos. En un cubo colocas el agua con detergente y en otro agua con lejía o desinfectante. El contenido del cubo solo se podrá utilizar para tres estancias antes de cambiarlo.

– Limpiar los suelos en forma de zigzag y siempre desde dentro de la estancia hacia fuera.

– Desinfectar todo el material utilizado al finalizar el turno de limpieza para dejarlos en condiciones de volver a ser utilizado.

La limpieza de los hospitales debes encargarla a empresas que conozcan los protocolos de actuación y tengan personal formado adecuadamente.